NOS MUDAMOS A "SUMECLIENTESBLOG"

domingo, 24 de mayo de 2009

LA ECONOMIA MUNDIAL ESTA CAYENDO

Los recientes repuntes de algunas cotizaciones bursátiles llevan a muchos a pensar que lo peor de la crisis financiera mundial que comenzó en los Estados Unidos ya pasó.

Sin embargo están cantando victoria antes de tiempo y por ello The Economist dijo en su portada: "Lo peor para la economía mundial sería suponer que lo peor ya pasó".

Aunque las bolsas puedan recuperarse un poco existe un alto riesgo de que vuelvan a caer. El dinero con las hipotecas subprime desapareció, así que hasta que vuelva a ser generado estaremos en crisis. El dinero que pusieron los Estados y los Bancos Centrales mundiales salieron del mismo bolsillo: "el contribuyente".

Ese mismo bolsillo que ahora perdió el empleo, está en la cuerda floja o "en el mejor de los casos" está con trabajo pero con incapacidad de volver a ahorrar.

La ley número uno de la macroeconomía es que se sale de un problema generando otro. Se salió generando gasto público y deuda pública que pagarán nuestros nietos y que generaron otros desequilibrios y problemas no para dentro de diez años, sino para ahora. Los déficit fiscales y las deudas públicas que se están proyectando son enormes. Inglaterra casi ha doblado su deuda en año y medio de crisis.

Hay posibilidades de inflación y uno de los problemas es el precio del petróleo, que parece listo para volver a subir ante cualquier signo de recuperación. Si para contener la inflación se suben las tasas, bajará la tasa de crecimiento en una economía ya en estado de terapia intensiva.

Estamos recién en el primer tercio de la crisis, va a durar cinco o seis años. Lo peor de la situación bancaria está un poquito controlada. Pero el nivel de la deuda pública, privada y de los hogares no se ha tocado, las soluciones crearon otras vulnerabilidades, que aún no aparecieron. El lastre está. Que se haya hecho manejable para que no estalle no significa que se haya solucionado. Hasta ahora las medidas son de contención. Y cuando se usa toda la pólvora en la primera mitad de la batalla la pregunta es qué se hace después. Cuando no hay más capacidad de bajar las tasas y los déficit públicos llegan a estos niveles, qué se hace después. Las medidas son importantes, pero están agotando la capacidad de seguir conteniendo.